Ágil Vs. En Cascada: Evaluando Los Pros y Los Contras

agilevswaterfallÁgil y en Cascada son dos metodologías distintas de desarrollo de software. El modelo en Cascada puede ser descrito esencialmente como un modelo lineal de diseño de software. Como su propio nombre indica, la metodología en cascada hace uso de un proceso de diseño secuencial. El desarrollo fluye secuencialmente del punto inicial al punto final, con varias etapas diferentes: Concepción, Iniciación, Análisis, Diseño, Construcción, Pruebas, Implementación y Mantenimiento.

¡Aprenda los secretos de la gestión de proyectos con este curso en Udemy!

Por el contrario, la metodología Ágil propone abordar el diseño de software de forma incremental e iterativa. Fue diseñado fundamentalmente como respuesta a las limitaciones de la metodología en Cascada, como una forma de dotar a los diseñadores de mayor libertad. El proceso de diseño se divide en modelos individuales en los cuales trabajan los diseñadores. No hay un curso o plan determinado de acción con la metodología Ágil, los diseñadores son libres de responder a cambios en los requisitos a medida que surgen y hacer cambios mientras el proyecto avanza. La metodología ágil es un nuevo jugador en el juego del desarrollo. Sin embargo, ha logrado grandes avances en uso y popularidad en el último par de años.

Ante todo, antes de embarcarse en un proyecto de diseño de software, asegúrese de conocer los conceptos básicos del diseño de software. Quizás quiera mirar este curso para refinar sus conocimientos de diseño web. Una vez que tiene esto cubierto, puede estar preguntándose qué metodología es la correcta para usted y su proyecto. Antes de tomar una decisión, es importante investigar un poco y entender las ventajas y limitaciones de cada acercamiento. Profundicemos un poco en los pros y contras de las metodologías Ágiles y en Cascada de desarrollo de software.

Ágiles: Los Pros

Las Ágiles ofrecen un  modelo de diseño increíblemente flexible, fomentando planes adaptativos y el desarrollo evolutivo. Pueden describirse como una forma libre de diseño de software. Los desarrolladores trabajan en pequeños módulos cada vez. La realimentación del cliente ocurre simultáneamente al desarrollo, como las pruebas del software. Esto tiene una serie de ventajas, especialmente en entornos de proyectos donde el desarrollar necesita ser capaz de responder a los cambios en requisitos de forma rápida y eficaz.

Las metodologías ágiles pueden ser especialmente beneficiosas en situaciones donde los objetivos finales de los proyectos no están claramente definidos. Por ejemplo, si está trabajando con  un cliente cuyas necesidades y objetivos son un poco vagos, es probable que valga la pena emplear la metodología ágil. Los requisitos del cliente se clarificarán gradualmente a medida que el proyecto avance, y el desarrollo puede ser fácilmente adaptado para cumplir estos nuevos evolutivos. La ágil es también una excelente opción para el diseño de software experimental.

Por último, esta metodología también facilita la interacción y la comunicación – la colaboración es más importante aquí que el diseño. Debido a que la interacción entre los diferentes diseñadores y participantes es clave, es especialmente propicia para entornos orientados de trabajo en equipo. Distintos desarrolladores trabajan en distintos módulos a través del proceso de desarrollo y luego trabajan para integrar todos estos módulos en una pieza única de software al final del proyecto.

En Cascada: Los Pros

El énfasis en la metodología en Cascada se centra en la planificación del proyecto y por lo tanto antes de comenzar cualquier tipo de desarrollo se necesita un plan y una visión claras. Debido a que el método en cascada requiere una amplia planificación por adelantado, se puede iniciar el software con bastante rapidez.  También puede estimar plazos y costes de manera más precisa, lo que sin duda suele complacer a los clientes.

Por otra parte, los procesos de desarrollo en Cascada suelen ser más seguros por estar orientados a la planificación. Por ejemplo, si un diseñador sale del proyecto no es un gran problema, como el método en Cascada requiere una amplia planificación y documentación, un nuevo diseñador puede fácilmente tomar el relevo del antiguo diseñador, siguiendo el plan de desarrollo sin problemas.

Ágiles: Los Contras

Aunque su flexibilidad es grande, las metodologías Ágiles no tienen la estructura de la metodología en Cascada y eso hace que presente algunos inconvenientes. Los proyectos ágiles suelen ser difíciles de predecir, desde los plazos hasta los costes. Sin un plan determinado, todo tiene un aire vago y nebuloso.

Además, como hemos comentado anteriormente, se necesita la participación activa e intensa de los usuarios durante todo el proceso ágil. Esto puede resultar problemático por varias razones. En primer lugar, este método de desarrollo puede consumir bastante tiempo, mucho más costoso en tiempo que el método en Cascada. Y, además implica que los diseñadores deben estar comprometidos mientras dure todo el proyecto. Si un diseñador deja un proyecto en Cascada a la mitad, probablemente no sea un problema demasiado grande ya que el proyecto está basado en una planificación. En el caso del método Ágil, sin embargo, el desarrollo está mucho más basado en la persona. El que una persona deje el proyecto podría ser desastroso.

En Cascada: Los Contras

La metodología en Cascada es increíblemente estricta e inflexible. Modificar el diseño del proyecto en cualquier fase del proyecto puede ser una auténtica pesadilla y una vez que una fase se ha completado, es casi imposible hacer cambios. Así que, si está pensando utilizar el método en Cascada, necesitará reunir todos los requisitos con antelación. Además, el problema con la metodología en Cascada es que la realimentación y las pruebas se aplazan demasiado tiempo en el proyecto. De forma que si hay un problema, es muy difícil reaccionar a él, requiriendose una sustancial cantidad de tiempo, esfuerzo y a veces de dinero.

Entonces, ¿Cuál es Mejor?

Cuando se trata este asunto, debemos decir que ninguna metodología Ágil o en Cascada es de por sí mejor que la otra. Dicho esto, cada método tiene sus aplicaciones. El método en Cascada suele ser mejor para proyectos estáticos, donde no es tan posible que demasiados cambios surjan durante el proceso de desarrollo. Por el contrario, el método Ágil suele ser una mejor opción para proyectos pequeños donde los cambios son muy probables durante el proceso de diseño. Aún así, tenga en cuenta que estas son pautas y sugerencias generales. Realmente, cuando se trata de elegir una metodología no existe una opción correcta o equivocada. Necesita entender qué metodología es más apropiada para su proyecto y sus necesidades.

¿Le ha resultado interesante? ¡Consulte nuestros cursos de Tecnología en Español!